¿Cómo resolver conflictos familiares?

Todos nos enfadamos de vez en cuando, por ejemplo por los conflictos en el hogar, que son una parte natural de la vida familiar. La forma en que se manejan marca la diferencia en tener buenas relaciones con tus seres queridos.

Cuestiones como el dinero y las tareas domésticas pueden ser la raíz de los conflictos familiares. La manera de resolver estos problemas tiene un gran impacto en cómo reaccionarán tus hijos ante la adversidad en el futuro.

Resuelve un conflicto de una forma tranquila y respetuosa, y es probable que tus hijos sigan tu ejemplo. Pero si tiendes a gritar, culpar, quejarte o ridiculizar a tu pareja o hijos, es posible que observes el mismo comportamiento en tus hijos.

Las familias tienen múltiples fuentes de conflicto en sus vidas. A veces, los padres no están de acuerdo sobre cómo criar a sus hijos, cómo dividir las tareas del hogar o cómo se debe gastar el dinero. Otras veces, surgen discusiones acaloradas entre niños que pueden involucrar a toda la familia.

Es la naturaleza humana pensar que tienes razón en cualquier argumento y querer salirte con la tuya. Pero sin buscar una solución que haga que todos se sientan incluidos, es probable que las pequeñas peleas se conviertan en algo más serio. A menos que aprendas a negociar de manera justa y a resolver los conflictos pacíficamente, los desacuerdos pueden destrozar a la familia.

Consejos para resolver conflictos familiares

En una familia muchas veces se juntan diferentes tipos de problemas. Por eso puedes seguir estos consejos para solucionar los conflictos familiares.

1. Comunícate.

No te quedes callado esperando que el tiempo lo solucione, porque la herida permanecerá. Trata de sentarte con los miembros de tu familia a conversar y a buscar una solución a lo ocurrido.

2. Nadie es perfecto.

Todos los miembros de la familia deben ser conscientes de que no existe persona perfecta y que todos cometemos errores. Así, estarán abiertos a perdonar y olvidar los errores de los demás.

3. Interésate realmente.

Tus familiares debe darse cuenta de que vuestra familia es lo más importante. Habla con ellos. Demuéstrales lo que significan para ti. Juntos podéis vencer casi cualquier contratiempo.

4. Mantente abierto mentalmente.

Si tú eres el causante de alguna pelea en casa, reúnete con todos, acepta tu error y pide perdón, sin culpar a los demás.

5. Sé educado y respetuoso.

Para solucionar problemas, no sirve ponerte nervioso o decir malas palabras. Eso hará que los demás se contagien de ese tipo de conductas.

Conclusiones

La familia es un sistema en el que lo que afecta a uno de sus integrantes afectará a los otros, por fuerza.

No existe una familia en la cual reine siempre la armonía y no se afronten problemas. Ese es un ideal que no solo es falso sino dañino. Produce la negación, el rechazo y el ocultamiento de dificultades y aleja la posibilidad de solución. También envía mensajes erróneos que perjudican los vínculos familiares.

Una familia funcional es aquella que desarrolla capacidades para negociar y resolver conlictos entre sus integrantes. La forma de tratar con las dificultades en el ambiente familiar no es intentando minimizarlas, sino reconociendo que están ahí e identificando las situaciones complicadas a las que dan pie.

Autor del artículo

Julio García, psicólogo en Valencia

Me llamo Julio García y soy psicólogo en Valencia. Te ayudaré a sentirte mejor si tienes problemas que quieres solucionar.

Deja un comentario