¿Cómo saber si necesito ayuda?

Todos experimentamos estrés, ansiedad, cambios de humor y otras formas de malestar emocional en un momento u otro de nuestras vidas. Ya sea por un revés profesional, un rechazo, problemas financieros, relaciones con los demás o una pérdida personal. La mayoría de las veces, al final podemos recuperarnos, pero en ocasiones es posible que necesitemos un poco de ayuda adicional para hacerlo.

Tal vez te sientas deprimido o vacío y no puedas salir del problema. O tal vez estés notando ciertos patrones negativos en tu estilo de vida que parece que no pueden romper. Hay veces en que los signos de angustia mental o emocional son obvios, pero en otras ocasiones son más difíciles de identificar. 

Nuestras emociones, pensamientos y acciones tienen un efecto directo en nuestra energía y productividad. Cuidar tu salud mental fortalece tu capacidad para enfrentar los factores estresantes cotidianos y manejar los desafíos de manera más efectiva. Por eso es crucial prestar atención al bienestar mental y pedir ayuda si sientes que las cosas se están saliendo de control.  

¿Qué es la psicoterapia?

A menudo, las personas se asustan cuando escuchan la palabra “terapia”. Pero, contrariamente a la idea errónea común, la psicoterapia no es solo para quienes luchan contra una enfermedad mental. Puede ser beneficioso para cualquier persona que esté experimentando estrés, emociones intensas o transiciones en la vida y simplemente quiera mejorar su vida. 

La psicoterapia te brinda un lugar seguro y sin prejuicios para desahogar tus experiencias, explorar tus opciones y desarrollar las habilidades para manejar varios desafíos de la vida.

Hay muchas formas de psicoterapia. Los principales tipos son la terapia interpersonal (se centra en la mejora de las relaciones interpersonales y el funcionamiento social de un individuo), la terapia psicoanalítica (utilizada para tratar la depresión, el trastorno de estrés postraumático y otros trastornos psicológicos), la terapia sistémica (analiza las interacciones y dinámicas de las personas en las relaciones) y la terapia humanista (se enfoca en desarrollar un fuerte sentido de sí mismo y alcanzar el potencial).

Por último, la terapia cognitivo-conductual, que es la que yo desarrollo, es la que tiene mayor respaldo científico y ha demostrado su eficacia en una amplia gama de casos. Hace hincapié en iniciar cambios en la propia vida (ya sea de comportamiento, pensamientos o emociones) para mejorar la satisfacción y el funcionamiento en general. Le ayuda a ser más consciente de sus patrones de comportamiento y le ayuda a realizar los cambios necesarios para gestionar diversas situaciones de la vida de forma más eficaz. 

Es importante recordar que ir al psicólogo no es un signo de debilidad, sino un paso significativo hacia el camino del autocuidado. Y cuanto antes busques ayuda, más rápido podrás volver a la normalidad. 

Aquí hay diez señales de que es hora de buscar ayuda profesional, según las últimas investigaciones en salud mental:

MOTIVO 1: Tienes dificultades para regular tus emociones.

Si bien todos nos sentimos tristes, ansiosos o enfadados en algún momento de nuestras vidas, es importante prestar atención a la frecuencia o la intensidad con la que sientes estas emociones. Por ejemplo, la ira es a menudo parte de un episodio depresivo. De hecho, en los hombres, la depresión algunas veces se pasa por alto porque su mal genio o irritabilidad se asume erróneamente como un rasgo masculino. Además de la depresión, la ira incontrolada también puede reflejar sentimientos negativos sobre uno mismo o el mundo, frustración o una respuesta mal regulada al estrés.

MOTIVO 2: Te desenvuelves peor en el trabajo o con los estudios.

Una disminución en el rendimiento en el trabajo o los estudios es un signo común entre quienes luchan con problemas psicológicos. Las dificultades de salud mental pueden afectar la atención, la concentración y la memoria y pueden resultar en una apatía que mina el disfrute del trabajo. Puede resultar en falta de interés y errores, lo que puede dar lugar a una productividad laboral deficiente. Esto incluso puede convertirse en un riesgo para ti o para los demás.

Por ejemplo, si eres cuidador, médico, agente de la ley o responsable de operar maquinaria, buscar la ayuda de un psicólogo puede ayudarte a autorregular el comportamiento de manera efectiva y aprender formas más útiles de manejar el estrés a través de la resolución activa de problemas y estrategias de relajación.

MOTIVO 3: Experimentas cambios en el sueño o el apetito.

Los problemas de salud mental pueden tener un impacto profundo en nuestro sueño y apetito. Una persona que sufre ansiedad puede tener insomnio, mientras que alguien que está muy deprimido puede dormir todo el tiempo. Del mismo modo, cuando se sienten abrumados por el estrés, algunas personas comen en exceso para tranquilizar sus emociones, mientras que otras encuentran que apenas pueden comer. Por lo tanto, si notas que has estado comiendo o durmiendo menos o más de lo habitual durante un período prolongado, podría ser el momento de evaluar seriamente la situación. 

MOTIVO 4: Luchas por construir y mantener relaciones con los demás.

Nuestra salud mental puede afectar nuestras relaciones de diversas maneras: puede llevar a una persona a alejarse de quienes están cerca de ella, causar inseguridad en una relación o puede hacer que se apoye mucho en otra persona para obtener apoyo emocional. Además, las personas con problemas psicológicos también pueden tener dificultades para cultivar relaciones en el trabajo o su lugar de estudios, trabajar en equipo o comunicarse con superiores, colegas o subordinados.

Todas estas situaciones pueden afectar las relaciones nuevas o ya existentes. Si a menudo te encuentras en conflicto con los demás o tienes problemas para comunicar tus sentimientos, la terapia puede ayudar.

MOTIVO 5: Has experimentado un trauma.

Aquellos que tienen antecedentes de abuso físico o sexual o algún otro trauma del que no se han recuperado por completo también pueden beneficiarse enormemente de la psicoterapia. La psicoterapia permite a una persona explorar estas experiencias dolorosas con alguien que tiene experiencia en escuchar sobre estos temas, en un espacio confidencial que está libre de juicio. Un psicólogo puede ayudar a la persona a desarrollar nuevas formas de pensar sobre el evento traumático, así como a aprender técnicas para superar el control que el trauma ejerce.

MOTIVO 6: No disfrutas de las actividades como antes.

Las personas con problemas psicológicos a veces se sienten desconectadas o alienadas de la vida. En consecuencia, pierden interés en las cosas que normalmente les encantaba hacer. Las causas más comunes de que no tengas interés por nada incluyen la depresión o el maltrato en la infancia. Otros signos adicionales de que alguien podría estar experimentando un de trastorno del estado de ánimo son un mayor aislamiento, la apatía sobre el futuro e incluso desear no estar vivo. En estos casos, la psicoterapia puede ayudarte a descubrir qué te detiene, deshacerte de los pensamientos y comportamientos negativos y volver a conectar con lo que te aporta alegría. 

MOTIVO 7: Pasas por un duelo.

Ya sea un divorcio, una ruptura significativa o la pérdida de un ser querido, superar el dolor de cualquier tipo puede ser un proceso largo, especialmente si no tienes a nadie con quien compartir esa carga emocional. La psicoterapia sobre el duelo ayuda al proporcionar un lugar seguro y compasivo para procesar la pérdida y todas las emociones desagradables que la acompañan.

MOTIVO 8: Tu salud física se ha visto afectada.

No le damos a la salud mental el mismo tipo de atención que a la salud física y eso es un gran error dado que están interconectados. Los problemas de salud mental como el estrés, la ansiedad y la depresión tienen efectos directos e indirectos en nuestra salud física.

Directos porque los problemas psicológicos afectan el sistema nervioso central, lo que a su vez tiene un impacto en todos los demás sistemas de salud (endocrino, inmunológico, cardiovascular). Indirectos porque están asociados con una gran cantidad de condiciones de salud física, como dolores de cabeza, fatiga, molestias musculares o sistema inmunológico más débil.

MOTIVO 9: Quieres mejorar pero no sabes por dónde empezar.

La psicoterapia puede ayudar a convertirte en la mejor persona que puedes ser en relación contigo mismo y con los demás. Hará que comprendas mejor las situaciones interpersonales difíciles en las que te encuentras. Al comprender tu impacto en los demás y cómo tu comportamiento los hace sentir, puedes ser más eficaz en tus interacciones.

MOTIVO 10: Usas drogas o sexo para hacer frente a tus problemas.

Cuando estamos bajo estrés mental o emocional, recurrimos a cosas que son gratificantes, adormecedoras, distractoras o destructivas afrontar la situación, lo que explica por qué el consumo de sustancias y el sexo se utilizan a menudo como mecanismos de respuesta a los problemas de la vida. A corto plazo, el consumo de sustancias puede ayudar temporalmente a aliviar sentimientos no deseados como desesperanza, ansiedad, irritabilidad y pensamientos negativos. Pero a largo plazo, agrava estas dificultades y a menudo conduce al abuso o dependencia. Es por eso que si estás luchando contra la adicción es crucial buscar ayuda profesional lo antes posible. Un amigo o familiar debe brindar apoyo, pero no puede ser un centro de rehabilitación personal

Reflexiones finales

Aunque popularmente se piensa que solo los locos van al psicólogo, esta frase no tiene ningún sentido realmente. La gran mayoría de personas que acuden a psicoterapia lo hacen por problemas de la vida cotidiana. Como te he explicado en este artículo, si te sientes identificado con alguno de los puntos quizás sea el momento de plantearte si te haría bien acudir a mi consulta. No es necesario sufrir de ansiedad o depresión. No hace falta estar mal, sino simplemente tener ganas de estar mejor y vivir la vida más plenamente. Porque vivir no se limita a sobrevivir, sino que es disfrutar de todo lo que podemos conseguir.

Sobre mí

Julio García | Psicólogo en Valencia

Me llamo Julio García y soy psicólogo en Valencia. Te ayudaré a sentirte mejor si tienes problemas y los quieres solucionar para siempre.

Deja un comentario