¿Cómo te beneficia hacer ejercicio?

El ejercicio físico no se trata solo de la capacidad aeróbica y el tamaño de los músculos. Está claro que practicar ejercicio puede mejorar tu estado de salud, hacer que pierdas los kilos de más, darle un impulso a tu vida sexual e incluso alargar los años que vives. Pero eso no es lo que motiva a la mayoría de las personas a mantenerse activas.

La gente que hace ejercicio con regularidad tiende a hacerlo porque les da una enorme sensación de bienestar. Se sienten más enérgicos durante el día, duermen mejor por la noche, tienen recuerdos más nítidos y se sienten más positivos sobre sí mismos y sus vidas en general. Y, además, también es una medicina potente para muchos de los problemas de salud mental más comunes.

El ejercicio regular puede tener un impacto profundamente positivo en la ansiedad y la depresión. También alivia el estrés, mejora la memoria y eleva el estado de ánimo.

No es necesario ser un fanático del fitness o el crossfit para obtener beneficios. Las investigaciones indican que cantidades modestas de ejercicio pueden significar una gran diferencia en la mejora de la salud. Independientemente de la edad o el nivel de condición física, puedes aprender a utilizar el ejercicio como una herramienta muy adecuada para lidiar con problemas de salud mental, mejorar tu nivel de energía y, en sentido amplio, disfrutar de la vida.

Beneficios de hacer ejercicio

En concreto, algunos de los beneficios psicológicos de practicar ejercicio son los siguientes:

  • Estimula la generación de neuronas.
  • Inhibe la inflamación, relacionada con el daño cognitivo, los trastornos del estado de ánimo y las enfermedades neurogenerativas.
  • Mejora los procesos de aprendizaje y memoria. Como consecuencia, aumenta el rendimiento académico y laboral.
  • Aumenta el volumen del hipocampo, una estructura del sistema límbico de nuestro cerebro que tiene un papel fundamental en el aprendizaje y la memoria.
  • Disminuye el declive de la densidad del tejido cerebral asociado a la edad. En otras palabras, previene el deterioro anatómico y fisiológico asociado al envejecimiento. Por tanto, baja el declive cognitivo en la tercera edad.
  • Aumenta la capacidad del cerebro de repararse tras pasar por enfermedades neurodegenerativas o daño cerebral.
  • Mejora la gravedad de las enfermedades mentales, como la ansiedad y la depresión.
  • Disminuye los niveles de la hormona cortisol, mejorando la respuesta ante el estrés.
  • Incrementa la concentración en el cerebro de triptófano, que es el precursor de la serotonina, un neurotransmisor que regula la atención, la memoria y las emociones.
  • Tiene efectos antioxidantes.
  • Aumenta la longitud de los telómeros de los cromosomas, lo que significa mayor calidad de vida a nivel físico y mayor longevidad.
  • Libera endorfinas, lo que promueve la sensación de bienestar y hace que se reduzca la tensión, el estrés, la agresividad, la ira y la ansiedad.
  • Mejora tu autoestima porque te enseña a superarte.
  • Educa en los valores de disciplina, determinación, esfuerzo y constancia.
  • Facilita el cambio de otros hábitos de vida saludables.
  • Reduce el aislamiento social.

Conclusiones

Con todos estos beneficios, todo el mundo debería esforzarse frecuentemente para dedicarle unos minutos a su cuerpo. Mens sana in corpore sano. Si eres perezoso, ponte metas alcanzables, empieza, no te rindas. Te sentirás mejor. 

Sobre mí

Julio García | Psicólogo en Valencia

Me llamo Julio García y soy psicólogo en Valencia. Te ayudaré a sentirte mejor si tienes problemas de ansiedad, pareja, autoestima, indecisión o depresión.

Deja un comentario